CategoriesJardineria

El riego en los bonsais

Para los profesionales saber cuidar un bonsái es sinónimo de saber regarlo correctamente.

Son plantas educadas en recipientes muy pequeños con poco sustrato y esto significa que el agua de riego se evapora muy fácilmente. Depende del lugar, de las condiciones climatológicas de si están creciendo o pasando por una parada invernal, de la exposición que tengan, del tipo de especie que sean etc, necesitaran más o menos agua pero generalmente en otoño cada 3 o 4 días y en verano 2 veces diarias. Para los profesionales saber cuidar un bonsái es sinónimo de saber regarlo correctamente. La regla general del riego en los bonsáis es: regar cuando la superficie de la tierra empieza a secarse. Debemos evitar que la tierra se seque totalmente, en caso de olvidarnos del riego, se aconseja regarlos con varios riegos seguidos o por inmersión (sumergir totalmente la maceta, hasta la base del tronco del árbol, en un recipiente con agua durante varios minutos) pues la tierra muy seca le cuesta absorber el agua.

Los bonsáis que se han mantenido en la misma tierra durante varios años, el suelo se compacta, pierde porosidad y drena mal. En estos casos se recomienda regar en dos o más veces seguidas para regar a fondo y que penetre bien el agua. Se aconseja también practicar un trasplante.

Tipo de agua: la mejor agua es la de lluvia y en general todas las aguas bajas en contenidos de sales. No se aconseja el agua del grifo por el exceso de cloro , aunque puede utilizarse siempre que se deje en reposo y así el cloro se evapora. Esta agua sería más apropiada para bonsái propio de nuestro clima. Y si se trata de un árbol de clima nórdico, por ejemplo, con agua embotellada o del aire acondicionado. No se aconseja agua destilada es muy pobre a no ser que se mezcle con otras aguas. Es importante que el agua de riego este a temperatura ambiente.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.